Cocina Creativa

La creatividad exige permeabilidad y el deseo profundo del conocimiento, tanto exterior como interior. Si el conocimiento exterior resulta de una atención permanente y de un interés real e insaciable por el mundo, por las personas, por la historia, por el presente y por el futuro, el conocimiento interior se basa en un proceso constante de auto-observación y cuestionamiento, de meditación y reflexión sobre la comprensión e interpretación del mundo exterior, sobre la atribución de significados e identificación de sentimientos, instintos y emociones.

El conocimiento y la investigación estimulan la creatividad y mejoran la intuición. ¡La creatividad incita a la libertad! La ausencia de preconceptos y la capacidad de creer cuestionando siempre resultan esenciales para el desarrollo del pensamiento creativo. La cocina expresa diferentes momentos de conocimiento, aprendizaje y reflexión, y comunica no sólo la evolución de la técnica, sino también la madurez, la personalidad y el alma de su creador.

Crear es un acto de libertad con infinitas posibilidades de expresión. En la cocina, los ingredientes, las técnicas, la tecnología, las recetas, las elaboraciones y los conceptos se encuentran al servicio de la creatividad, transformándola en un mundo de infinitas posibilidades. Un plato nos puede hacer viajar por lugares, paisajes, tiempos e historias. Nos puede hacer reír o llorar. Nos puede dar a conocer verdaderamente un alimento, potenciando su sabor y su textura, o haciendo uso de la técnica, de la tecnología y/o de la combinación inédita de sabores incluso puede revelarnos una dimensión absolutamente nueva de un alimento que creíamos conocer, haciéndonos ver más allá y despertando percepciones, intimidad, sentimientos y emociones.

Siempre que pensamos y reflexionamos tiene lugar en nosotros un doble fenómeno de percepción, a la vez que sentimos y somos conscientes de un determinado estado del alma, nos encontramos con un paisaje exterior cualquiera que se cruza con nuestro paisaje interior. Entiendo esta intersección como el resultado más próximo a la interpretación de la realidad sentida y avistada.

José Avillez